Blog de Directo a Japón

Directo a Japón 2018 - Diario de viaje (Día 23) - Kumano Kodo (Hongu)

Ruta por el Kumano Kodo y Certificación Peregrino Dual

22 de Marzo de 2018

     La noche fue un poco sufrida, no se si es porque soy más viejo que en los anteriores viajes o porque los futones de ahora son más finos, pero este viaje está siendo casi siempre como dormir directamente en el suelo. Y eso que a veces pongo dos y hasta tres juntos. A eso de las 8:30 fuimos a desayunar al salón del guesthouse, donde nos sirvieron unas tostadas con mermelada o mantequilla, una crema bastante buena que no se de qué era, té, café, y un plato con tortilla, tomates cherry, salchichas y bacon, y para finalizar un poco de plátano con canela. Todo bastante bueno, la verdad, y perfecto para cargar energías, que hoy toca hacer la ruta del Kumano Kodo que nos queda para la Certificación de Peregrino Dual Dual Pilgrim

Desde la Oficina de Atención al Turista partía a las 9:20 el bus que te lleva hasta Hosshinmon-oji, costando dicho trayecto 460 ¥. Este es el inicio de la ruta de unos 7 kilómetros que conecta con el Kumano Hongu Taisha, y durante el cual iríamos recolectando los distintos sellos para la credencial del peregrino. Hoy por suerte el tiempo nos respetó y, aunque estaba nublado, no llovió en ningún momento de la caminata.

 

 

La ruta era bastante agradable y accesible, por lo que prácticamente cualquiera puede hacerla, incluso sin estar acostumbrado a hacer senderismo. Durante casi toda la ruta vas cruzando unos bosques espectaculares, ves las casas de los habitantes del pueblo y te cruzas con algunos puestos que ellos han colocado para vender sus productos. Estos puestos no están vigilados por nadie, por lo que se basan totalmente en la buena voluntad de todo aquel que les compre algo y les deje el dinero en una cajita puesta para tal fin.

 

 

La única "dificultad" que encontramos durante la ruta fue que había partes más embarradas que otras, por culpa de la lluvia que no dejó de caer ayer en todo el día. Quitando eso fue una gozada recorrer esos 7 kilómetros, a paso tranquilo, disfrutando de la naturaleza y de todo lo que nos íbamos encontrando a nuestro paso. Hicimos un par de paradas para descansar y tomar algo en unos puestos que hay a lo largo del camino para los peregrinos.

 

 

Unas dos horas y 20 minutos después del comienzo, llegamos al Kumano Hongu Taisha, donde recogimos el último sello. De ahí bajamos hasta la oficina de turismo para entregar las credenciales y además mostrarles una copia de mi cartilla del peregrino del Camino de Santiago que demostraba que lo había completado anteriormente. Me dieron un formulario para poner algunos datos sobre mí y ambas rutas, y luego me pusieron un sello en la credencial acreditando que había completado el reto del Dual Pilgrim. Además me regalaron un certificado con mi nombre escrito a mano con tinta sobre papel especial japonés y un pin del Dual Pilgrim.

 

 

Tras sacarme una foto con el certificado para que la colgaran en su página web, me indicaron que ya podía volver al santuario para participar en la ceremonia del taiko, que es ese tambor tradicional japonés, y pude darle unos toques siguiendo las indicaciones de uno de los sacerdotes del santuario. Al fin había completado uno de los retos que me propuse para este viaje, y no podía estar más contento ^_^.

Lo siguiente fue ir a comer, intentando ir al restaurante de ayer, pero estaba cerrado, así que fuimos al de la acera de en frente, que tampoco estaba mal. Como hasta las 15:00 no podíamos volver a la guesthouse, dimos unas cuantas vueltas por el lugar, sobre todo para ver cosas que ayer por culpa de la lluvia no vimos, o que vimos mal. Como era el caso del gran torii, que ya sin un paraguas de por medio que se lo quiere llevar el viento uno puede pararse a admirarlo con más calma.

 

 

La verdad es que esta zona con mejor tiempo, y todo verde y sus árboles en flor, debe ser espectacular. Aún con este tiempo tan impredecible ya deja ver atisbos de su belleza. Por el camino nos encontramos al dueño del alojamiento, que nos dijo que en unos minutos ya podíamos volver, que iba a hacer un recado, así que fuimos paseando con calma, sacando unas fotos y aquí estoy, redactando las últimas líneas del diario de hoy en una de estas mesas bajas que me están rompiendo las piernas por momentos. Se nota que soy hombre de escritorios y sillas más occidentales.

Recuerda que tienes una completa guía sobre esta ruta que hemos realizado de los tres grandes santuarios del Kumano Kodo. No dejes de visitarla para conseguir información útil si estás pensando en hacer la ruta.

Hace ya varios días que no lo pido, pero si quieres puedes dejarnos algún comentario sobre este o cualquier otro de los capítulos del diario de viaje. Nos hace mucha ilusión recibir el feedback de nuestros lectores ;) ¡Hasta mañana!.

Ver más artículos relacionados

Comentarios

 Quiero suscribirme y recibir novedades de Directo a Japón