Blog de Directo a Japón

Viajar sólo a Japón

25 de Agosto de 2018

     En mis últimos viajes he podido experimentar el viajar en solitario por Japón en dos ocasiones, siendo la última este mismo 2018 durante dos meses, aunque bien es cierto que en algunas partes del viaje conté con compañía. 

Puede que ahora ya no pase tanto, pero la primera vez que quise viajar sólo a Japón muchos de mis familiares y amigos se sorprendían de que hubiera tomado esa decisión, y mi respuesta era siempre la misma: "Si nadie más quiere o puede acompañarme, ¿por qué iba a renunciar a este viaje por no ir sólo?". Y es aquí donde debes pararte a pensar en tus prioridades al viajar, si prefieres quedarte sin visitar un lugar por miedo a no tener compañía, o si por el contrario son tantos tus deseos de conocer un país que el hacerlo en solitario no se convertirá en un impedimento. En cualquiera de los dos casos, te recomiendo leer el siguiente artículo amparado en mi propia experiencia.

Tal vez en ciertos lugares sea recomendable viajar con alguien más, por motivos de seguridad o alguna otra razón de peso, pero en lo que se refiere a Japón me atrevería a decir que incluso viajar sólo tiene sus ventajas. Y es en este artículo donde expondré, desde mi particular punto de vista, las ventajas e inconvenientes de viajar sólo a Japón. Así que vamos a ello.

VENTAJAS:

  • Libertad: La primera ventaja que me viene a la mente es la total libertad para decidir en cada momento lo que quieres hacer, qué visitar, dónde comer o poder pasarte 2 horas mirando videojuegos en una tienda de mala muerte porque en ese momento es lo que te hace feliz. Ser dueño de tu propio tiempo y no tener que negociar con nadie a dónde ir o cuándo es algo muy valioso que consigues viajando en solitario.

  • Acceso a distintos sitios: He podido experimentar en primera persona lo maravilloso que es llegar, ya sea a un restaurante, a una atracción estilo Disneyland Tokyo o similar, y por el hecho de ser uno sólo adelantar en la cola a muchas personas porque en ese momento queda un único hueco libre. Si fueras con más gente posiblemente sería más complicado conseguir sitio en ciertos restaurantes de pequeñas dimensiones (como la mayoría de los que hay en Japón), por poner un ejemplo. Además, siguiendo con el tema de los restaurantes, Japón es un país que puede parecer estar más preparado para atender a personas que vayan solas que a un grupo, siendo fácil encontrar mesas o cubículos individuales donde disfrutar de tu comida.

 

En algunas atracciones de Disneyland Tokyo, a ciertas horas, existe una opción para que aquellos que vayan sólos accedan por una entrada diferente y adelanten la cola.

  • Reservas: A la hora de hacer reservas, ya sea de avión, hoteles o trenes, suele ser más sencillo si vas tú sólo/a. En mi caso, en el vuelo de ida a Japón desde España, tuve la inmensa suerte de que en el asiento a mi lado no iba nadie, así que me pasé las 14 horas de vuelo con más espacio para estirarme (aquí está la prueba). Y con las reservas de tren otro tanto de lo mismo, ya que si vas a coger un tren en un trayecto que suele estar concurrido suele ser recomendable realizar la reserva antes para que, si vas acompañado, te garantices ir sentado junto a la otra persona. Yo no tuve ese problema, ya que hubo varias veces en las que me adelanté bastante en mi itinerario y pude tomar otro tren sin reservar y sentarme donde quisiera, cosa que con acompañante puede ser más complicado.

 

 

  • Alojamiento: Por todos es sabido que las dimensiones de los alojamientos japoneses no destacan por su gran tamaño. Pues cuando viajas sólo ese problema se vuelve algo menor ya que disfrutas de un poco más de espacio para ti sólo. Ya se que no es lo mismo reservar una habitación doble que una individual, pero he probado ambas y el tamaño no es que difiera bastante de una a otra.

 

 

  • Japoneses: No se si habrá sido casualidad o no, pero cuando he viajado sólo se me han acercado más japoneses a decirme algo que en compañía. Imagino que muchos de ellos, ante la curiosidad de ver a un extranjero en ciertos lugares, sienten menos vergüenza al preguntar si ven que vas sólo, y eso ayuda a la hora de interactuar con personas del lugar.

  • Seguridad: Si hay un país en el mundo donde me siento 100% seguro andando por sus calles a cualquier hora, ese es Japón. En cualquier otro país tal vez me lo pensaría dos veces al adentrarme por un callejón de noche, pero en Japón no hay ningún problema con ello. Así que, seas hombre o mujer, no temas viajar sólo/a al país por temor a esto.

 

 

DESVENTAJAS:

  • Soledad: Y es que es inevitable sentir esa sensación en bastantes momentos del viaje. El no poder compartir ciertas experiencias en el mismo momento en que las estás viviendo es un punto en contra a la hora de viajar en solitario. Dependiendo de la duración de tu viaje, puede llegar un momento en que eches de menos a los tuyos.

 

 

  • Fotos: Sí, las fotos, y explico el por qué. ¿Sabes lo que es volver a casa y al repasar las fotos darte cuenta de que apareces en una mínima parte de ellas?. El no contar con alguien que te saque una buena foto en determinados momentos es frustrante ya que, aunque a veces puedes pedírselo a alguien que pase por allí, no siempre hay gente cerca, o un selfie no te sirve para captar esa imagen que te gustaría llevarte de recuerdo. Así que un consejo les doy, llévense un trípode, aunque sea pequeño, para estos casos.

 

 

  • Gastos: Si compartes gastos con la persona con la que vas siempre podrás ahorrarte unos yenes, sobre todo en el alojamiento, ya que te saldrá más económico dividir entre dos el coste de una habitación doble que pagar tú sólo una individual.

  • Percances: Por suerte a día de hoy no he tenido ningún problema grave al viajar a Japón, pero en el caso de que necesitaras ayuda de tipo médico, por ejemplo, siempre se vive de otra manera si tienes a alguien que te ayude a lidiar con la situación.

  • Nuevas experiencias: Y digo esto con conocimiento de causa, ya que algunas de las mejores experiencias de mis viajes a Japón tal vez no las habría vivido si la persona que me acompañaba no hubiera tenido la idea y me hubiera convencido de seguirla. Así que, a veces, el contar con una segunda opinión te ayuda a disfrutar de ciertas cosas que por ti mismo tal vez no habrías hecho.

 

Estos son solo algunos de los puntos a favor y en contra de viajar sólo a Japón, y  muchos de ellos son perfectamente aplicables a cualquier otro país. Con esto lo que queremos transmitir es que no temas vivir la experiencia en solitario si no cuentas con nadie que te acompañe, o si simplemente te apetece vivirlo por ti mismo/a. Momentos como el encontrarte en medio de un bosque japonés sin más compañía que tú mismo puede ser una experiencia inolvidable, y muchas veces te ayuda a conocerte mejor y aprender de lo que eres capaz.

Si te apetece saber cómo fue viajar durante dos meses por Japón en solitario, te invito a que leas la crónica de mi último viaje a través de este enlace.

Y tú, ¿has viajado sólo/a a Japón alguna vez?. Déjanos tu experiencia en los comentarios y así tal vez ayudes a otros a decidirse a dar el paso. ¡Gracias por leernos!.

Comentarios

 Quiero suscribirme y recibir novedades de Directo a Japón