Blog de Directo a Japón

Qué ver en Miyajima

24 de Mayo de 2019

     Itsukushima, más popularmente conocida como Miyajima, es una isla situada en la bahía de Hiroshima, prefectura a la que pertenece. Se la considera un lugar sagrado ya que en el año 593 se levantó en esta isla el Santuario de Itsukushima (Itsukushima Jinja), dedicado a la diosa guardiana de los mares. Pero dejemos de lado por un momento este santuario, del cual hablaremos un poco más adelante.

La isla se encuentra a unos 40 minutos de Hiroshima si contamos el trayecto en tren hasta la estación de Miyajimaguchi y el breve viaje en ferry hasta el puerto de Miyajma. Ambos trayectos pueden realizarse usando el JR Pass. Merece mucho la pena la visión de la isla y su famoso torii al ir acercándonos en el ferry.

 

 

Al desembarcar lo primero que nos encontraremos es la terminal del ferry de Miyajima, y tras cruzar la pasarela que nos da acceso al interior del edificio principal cruzaremos la Oficina de turismo, la cual nos ofrece algunos folletos en distintos idiomas (incluido el español) sobre la isla, así como mapas, y si tenemos suerte nos tocará algún empleado que hable inglés o que chapurree algo de español. Dicha oficina abre todos los días de 9:00 a 18:00.

Una vez salgamos de la terminal del ferry posiblemente nos encontremos con una bienvenida por parte de un grupo de ciervos, que campan a sus anchas por la isla. Y es que estos ciervos son considerados como animales sagrados, por lo que tienen total libertad para moverse por la zona. Permítenos un consejo basado en nuestra experiencia personal, y es que vigiles tus espaldas si se te ocurre sacar algo de comida a la vista de estos "animalillos" que, aunque los veas relajadamente tumbados en cualquier rincón, no dudarán en acercarse a ver si les cae algo. Fuimos testigos de cómo un ciervo le robaba el helado a un niño pequeño o verles comer una revista entera.

Pero anécdotas aparte, es una grata experiencia encontrarlos paseando libremente por las calles de Miyajima y le da un aire especial, aún más si cabe, a esta isla.

Como curiosidad, comentar que en Miyajima nos encontraremos con la pala de arroz más grande del mundo. Se puede encontrar en una calle paralela al paseo marítimo y está bastante visible, por lo que cualquiera puede sacarse una foto para el recuerdo. Este tipo de objetos son un souvenir típico de la isla. En nuestro caso, en el hotel nos dejaron de regalo a nuestra llegada unas galletitas con dicha forma.

 

QUÉ VER EN MIYAJIMA

• Gran Torii

Sin duda una de las atracciones principales de la isla y el motivo de que Miyajima posea una de las tres mejores vistas de todo Japón. Está hecho de madera lacada de color bermellón y mide sobre los 17 metros de altura. Es posible acercarse a él cuando baja la marea y, en ese momento, si uno se fija podrá ver cómo la gente ha ido colocando monedas alrededor de su base.

Ya de por sí merece mucho la pena verlo, pero hay dos momentos en concreto en que se convierte en todo un espectáculo, siendo estos al atardecer con la marea alta y por la noche cuando es iluminado por varios focos y se respira una tranquilidad impresionante. Damos fe de que vale muchísimo la pena hacer noche en la isla solo para contemplar esto sin la multitud de turistas que te encuentras durante el día.

En las tardes de marea alta existe la posibilidad de subir a un crucero que pasa bajo el Torii. Nosotros no llegamos a subirnos pero seguro que debe ser una experiencia alucinante. Para más información acude a la oficina de turismo de la terminal del ferry.

 

♦ Acceso: a 10 minutos andando de la terminal del ferry, yendo por el paseo marítimo hacia la derecha según sales de la misma.

 

A TENER EN CUENTA: A partir del mes de junio de 2019 comenzarán las obras de restauración del gran Torii, por lo que gradualmente lo irán cubriendo hasta finalizar las reparaciones. Se estima que el proceso dure hasta finales de junio de 2020.

 

• Santuario de Itsukushima

Nos encontramos ante otra de las principales atracciones turísticas de la isla, el santuario sintoísta de Itsukushima. Tal como comentamos al principio, se cree que fue construido en el año 593, aunque no está del todo confirmado. Los edificios principales del santuario fueron pasto de las llamas en el año 1207, reconstruyéndose a los pocos años para que en 1223 fueran de nuevo destruidos por un incendio. En 1241 fueron reconstruidos una vez más, siendo de esta época las edificaciones que vemos actualmente.

El Santuario de Itsukushima, compuesto por un edificio principal y varios secundarios unidos entre sí por pasarelas cubiertas, está levantado en parte sobre terreno que al subir la marea queda cubierto por el agua, lo que le otorga una imagen de gran belleza en esos momentos en que parece que flota sobre el mar. En este recinto a menudo se celebran bodas, como la que pudimos presenciar en una de nuestras visitas, y representaciones teatrales. También cuenta con un Salón del Tesoro, el cual tiene una entrada aparte, aunque se puede obtener un ticket conjunto para ver ambos.

 

♦ Acceso: a 15 minutos andando de la estación del ferry, a unos 200 metros del gran Torii.

♦ Horarios:

  Santuario:    6:30 a 18:00 (horario de cierre varía según la fecha, consultar aquí).

  Sala del Tesoro:     8:00 a 17:00

♦ Entrada:

  Santuario: 300 ¥

  Sala del Tesoro: 300 ¥

  Ticket combinado: 500 ¥

 

Tanto el Santuario como el Gran Torii están iluminados hasta las 23:00, por lo que si te alojas en la isla no dejes de acercarte y disfrutar de este espectáculo inolvidable.

 

• Senjokaku y Pagoda Goju-no-to

Ambas edificaciones se encuentran una junto a la otra, motivo por el que las describimos a la vez en este apartado. Senjokaku significa literalmente "Pabellón de las 1000 esteras", haciendo referencia al número de esteras de tatami que conforman su interior. Este edificio, originalmente creado para la lectura de los sutras, comenzó a construirse en el año 1587 por orden de Toyotomi Hideyoshi, quedando interrumpida a su muerte, por lo que la fachada no pudo terminarse.

A su lado podrá verse la pagoda de cinco pisos (27 metros de altura) construida originalmente en el año 1407, aunque fue posteriormente restaurada en 1533. Aúna estilos arquitectónicos japoneses y chinos, lo que le otorga una belleza singular. Comentar que no se puede acceder a su interior.

 

♦ Acceso: A 10 minutos de la terminal del ferry, sobre una colina situada a la izquierda del Santuario Itsukushima.

♦ Horario: 8:30 a 16:30 (Senjokaku)

♦ Entrada: 100 ¥ (Senjokaku)

 

• Templo Daisho-in

Templo principal de la escuela Budista Shingon, localizado en las faldas del Monte Misen, en donde el fundador de dicha escuela, Kobo Daishi, comenzó la práctica del budismo en Miyajima.

Sin duda alguna fue una de las visitas que más nos sorprendió, en sentido positivo. No solo vale la pena visitar las distintas edificaciones sino que el paisaje que lo rodea y el ambiente que se respira hacen de esta una visita obligatoria si pasas por la isla.

Te recomendamos que una vez accedas al templo te fijes en un pequeño camino ubicado a la izquierda de la entrada y que da a unas escaleras que ascienden rodeadas de cientos de muñecos jizo. Es uno de los puntos más interesantes de la visita, por lo que vale la pena estar atentos para no pasárselo.

El resto del recorrido disfrútalo con calma, accediendo a todos los lugares en los que esté permitido, y así descubrirás rincones de tranquilidad que quedarán marcados en tu memoria.

 

♦ Acceso: a 15 minutos andando de la terminal del ferry o a 5 minutos desde el Santuario Itsukushima.

♦ Horario: de 8:00 a 17:00

♦ Entrada: Gratuita

 

• Monte Misen

Aquí nos encontramos con el punto más alto de la isla de Miyajima, con un altitud de 530 metros. Para llegar tenemos dos opciones, subir a pie o utilizar el teleférico.

Si nos decidimos a subir a pie dispondremos de tres rutas para hacerlo: la ruta Momijidani, la ruta Daisho-in y la ruta Omoto. Hay unas más duras que otras pero aproximadamente nos llevará entre 1,5 y 2 horas finalizarlas. En nuestro viaje de 2018 el teleférico se encontraba en reparación, por lo que tomé la decisión de subir a pie por la ruta Momijidani (2,5 km), la más habitual.

Aconsejo que únicamente lo hagas si te encuentras medianamente en forma, porque hacer la subida y la bajada a pie fue uno de los momentos más duros del viaje. Y si no me crees échale un vistazo al vídeo del momento.

La otra alternativa es subir en teleférico, el cual se encuentra a unos 15 minutos del Santuario Itsukushima. Este trayecto requiere de un transbordo a otro teleférico hasta llegar a la estación de Sishi-iwa, donde podemos encontrar un observatorio. Desde aquí a la cima del Monte Misen se tardan unos 30 minutos caminando. El coste del teleférico es de 1.000 yenes si solo lo usamos en un sentido y de 1.800 yenes si el viaje es de ida y vuelta.

 

A TENER EN CUENTA: El teleférico puede estar bajo labores de mantenimiento en ciertas fechas a lo largo del mes de febrero, por lo que te aconsejamos consultarlo en la web oficial si estás pensando subir al Monte Misen.

 

Es posible que en el recorrido veamos algunos ciervos, o incluso monos salvajes, aunque el número de estos últimos ha descendido en los últimos años debido a que se han ido transfiriendo a un parque para monos en Inuyama para evitar los problemas que estaba causando el crecimiento poblacional de estos simios.

Además de unas impresionantes vistas, en el Monte Misen podemos visitar el Misen Hondo y el Reikado, ambas construcciones relacionadas con el ya mencionado Kobo Daishi, y donde podemos encontrar la Llama Sagrada que, según dice la leyenda, se creó cuando Kobo Daishi comenzó su culto al budismo. La misma lleva encendida desde hace cientos de años.

♦ Acceso: Unos 15 minutos andando desde el Santuario Itsukushima hasta la estación del teleférico de Momijidani. También existe un bus gratuito (con intervalos de 20 min) que podemos coger en la entrada del Parque Momijidani (a 6 minutos andando del santuario) y que tarda unos 3 minutos en llevarnos hasta el teleférico.

♦ Horario: 9:00 a 17:00 (puede variar según la época del año por lo que aconsejamos consultar este enlace)

 

• Otras atracciones

En Miyajima también podemos optar por hacer senderismo, visitar el Museo de historia o acercarnos hasta el Acuario de Miyajima, pero si uno va a estar solamente un día, incluso haciendo noche, no lo aconsejamos para una primera visita ya que hay otras cosas mucho más interesantes que ver, como las ya mencionadas en los apartados anteriores.

 

♦ DÓNDE DORMIR EN MIYAJIMA

Si se tiene la maravillosa idea de hacer noche en Miyajima (cosa que recomendamos), hay que hacerse a la idea de que va a salir caro en la mayoría de los casos, ya que al tratarse de una pequeña isla se aprovechan de esto para contar con unos alojamientos bastante subidos de precio respecto a la media. Únicamente si lo preparas con bastante antelación es posible que des con algo a buen precio.

De todos modos vale la pena rascarse el bolsillo por una noche y disfrutar de la magia de la isla en uno de sus estupendos ryokanes. Los hay de lujo y otros más asequibles, pero si se busca bien seguro que encuentras uno a tu gusto. Nosotros solemos utilizar el buscador de Booking para nuestros alojamientos en Miyajima, encontrando buenas opciones a precios interesantes. Eso sí, recomendamos reservar con bastante antelación porque las habitaciones vuelan. Nosotros solemos hacerlo varios meses antes para evitar sorpresas.

En mi último paso por la isla en 2018 me alojé en el hotel Sakuraya, ubicado en el mismo paseo marítimo a pocos minutos andando de la estación del ferry y del gran Torii.

Tuve la suerte de conseguir una habitación individual de estilo japonés, de buen tamaño, a un precio bastante barato para lo que es alojarse en Miyajima. Te dejo por aquí algunas fotos de la habitación en la que me alojé, y si te animas a reservar allí solamente debes hacer clic en el enlace sobre el nombre del alojamiento.

 

♦ DÓNDE COMER EN MIYAJIMA

Hace unos años no se podían encontrar restaurantes abiertos en Miyajima a partir de ciertas horas, por lo que se recomendaba ir con tu propia comida si pensabas alojarte en la isla sin servicio de comidas. Pero eso ha cambiado, pudiendo ver abiertos hasta altas horas distintos restaurantes ubicados en los alrededores del paseo marítimo y en las calles paralelas.

Tanto de día como de noche podrás degustar ostras (especialidad de la zona) o probar unas riquísimas galletas con forma de hoja y distintos rellenos. Nosotros probamos las que tenían crema y otras con chocolate y estaban de vicio. Además podrás ver como hacen estas galletas a través de un ventanal que da a la calle.

Aparte de esto hay algunos restaurantes de distintas especialidades pero a la hora de comer suelen estar llenos y además son algo caros.

 

♦ CÓMO LLEGAR A MIYAJIMA

Esta visita, en la mayoría de los casos, suele hacerse desde la estación de Hiroshima por lo que habrá que tomar un tren de la línea JR Sanyo y bajarnos en la estación de Miyajimaguchi, tras una media hora de trayecto aproximadamente (410 ¥). Una vez allí debemos dirigirnos a la estación del ferry de la línea JR (180 ¥), que se encuentra a unos 5 minutos andando desde la estación de tren, y en unos 10 minutos de travesía habremos llegado a nuestro destino. Estos trayectos están cubiertos por el JR Pass, por lo que si dispones de uno activo en esas fechas únicamente deberás enseñárselo al revisor.

 

Resumiendo, una visita a Miyajima debe ser un fijo en tu itinerario por Japón. Reúne muchas de las cosas que uno tiene en mente cuando organiza un viaje de este tipo: tradición, paisajes, naturaleza, templos, un ambiente mágico, senderismo, y te podemos asegurar que si lo visitas una vez querrás volver más adelante. ¡Avisado quedas!.

 

Y te dejamos por aquí el vídeo de nuestra última visita a la isla, donde podrás ver de primera mano algunas de las cosas que te comentamos en este artículo. ¡Esperamos que te guste!.

 

 

No olvides dejarnos tus comentarios sobre el artículo o sobre tu experiencia en Miyajima, ¡nos encanta leeros!.

 

Comentarios

 Quiero suscribirme y recibir novedades de Directo a Japón