Blog de Directo a Japón

Japón para principiantes: El baño en Japón

Cómo utilizar un onsen en Japón

02 de Diciembre de 2018

     A todos nos resulta familiar esa imagen de los japoneses relajándose en la bañera de agua caliente con una toallita sobre la cabeza, ¿a que sí?. Y seguro que más de uno ha deseado estar en su lugar en más de una ocasión. Pues con este artículo vamos a darte todas las claves para que puedas disfrutar de la experiencia de la mejor manera y como lo haría un japonés.

 

Nishimuraya Hotel (Kinosaki Onsen)

 

♦ TIPOS DE BAÑOS EN JAPÓN:

Antes de empezar a explicar la cultura del baño en Japón, es conveniente que conozcas algunos términos básicos sobre el tema, como por ejemplo los tipos de baños que te podrás encontrar.

Ofurō: 

Este es el nombre que recibe el baño que encontrarás en casi cualquier casa particular japonesa. Normalmente, los japoneses dividen la zona del baño, colocando en una habitación pequeña separada el inodoro, y en otra la zona destinada a bañarse (ofurō). Dentro de esta última, a su vez, hay una parte fuera de la bañera donde te aseas utilizando el champú, el gel y demás, y donde al finalizar te aclaras con agua para, acto seguido, pasar a la otra zona que es donde está la bañera que utilizan para relajarse.

 

 

Es importante recalcar que primero se limpian y luego acceden a la bañera, siendo esto así porque el agua de la bañera la utilizará toda la familia y debe estar limpia para todos. Es también común encontrar un pequeño taburete en la zona de aseo para sentarse mientras se limpian. La finalidad de la bañera, por tanto, no es otra que la de servir para el relax de la familia mediante un buen baño de agua caliente. Para conservar el agua a una buena temperatura y que pueda ser utilizada por toda la familia, algunas bañeras tienen una tapa para conservar el calor, y las más modernas cuentan con sistemas electrónicos que la mantienen a la temperatura adecuada, o que incluso las puedes programar para tener el baño preparado a la hora que tú elijas.

 

 

• Sentō:

Los sentō son los baños públicos a los que algunos japoneses acuden a diario a bañarse por no tener espacio suficiente en su casa para instalar un ofurō, o porque les gusta disfrutar de la experiencia mientras socializan con amigos y vecinos. Este tipo de baños están separados por sexos, teniendo entradas diferenciadas que dan acceso a la zona para cambiarse. Son fácilmente identificables por las cortinas noren con los símbolos de hombre y mujer en kanji.

 

Autor: M. Murakami (Commons Wikimedia)

 

En este tipo de baños el agua no es termal, aspecto que los diferencia de los onsen tradicionales, pero suelen tener distintas "bañeras grandes" o "piscinas pequeñas" con agua a distintas temperaturas, o incluso con hierbas aromáticas. El modo de utilizarlos es bastante parecido al del ofurō, e idéntico al del onsen, y lo detallaremos de forma conjunta un poco más adelante.

 

Fuente: Timeout.com

 

• Onsen:

Debido a la gran actividad sísmica de la zona donde se asienta Japón, el país cuenta con muchísimas zonas de aguas termales que han dado lugar a la proliferación de onsen. Este tipo de baños suele ser más refinado que los sentō y estar localizados en áreas naturales o en hoteles de cierta categoría.

 

 

El uso de las aguas termales tiene una finalidad terapéutica y relajante, ya que estas aguas contienen multitud de propiedades beneficiosas para el organismo, y además al estar a temperaturas de entre 35-40 grados (el mínimo permitido en un onsen es de 25 grados) ayuda a conseguir la relajación muscular. Pero hay que tener cuidado y no pasarse mucho tiempo metido en el agua caliente ya que puede ocasionar mareos, por lo que se recomienda estar un máximo de 10 minutos, aunque luego puedes salir a descansar un poco y entrar de nuevo.

Dentro de los onsen encontrarás también que hay una diferenciación entre los onsen de interior o aquellos ubicados al aire libre, que reciben el nombre de rotenburo. Recomendamos encarecidamente probarlos y disfrutar de la experiencia de un buen baño relajante bajo la luz de la luna. Y un aspecto curioso a destacar tanto de los onsen como de los sentō es que en la inmensa mayoría de ellos no se permite el acceso con tatuajes o piercings, por lo que en ocasiones será recomendable que los intentes tapar de algún modo o buscar alguno donde sí se permitan.

 

Autor: Petr Meissner (Flickr)

 

• Ashiyu:

Un tipo de baño que no queremos dejar de mencionar es el ashiyu, que no es otra cosa que un baño público de aguas termales pero exclusivo para meter los pies. En algunas regiones de Japón nos encontramos con varios, y tenemos que decir que es una experiencia que no deberías dejar pasar si tienes la oportunidad. Cuando veas uno, simplemente descálzate, súbete bien el pantalón y mete tus pies en ese agua caliente que se encargará de aliviar el cansancio acumulado.

 

 

♦ Cómo bañarse en un onsen o en un sentō:

Como mencionamos anteriormente, la entrada a este tipo de baños suele estar separada por sexos, por lo que lo primero que deberás hacer es dirigirte a la que te corresponda. Una vez atraviesas la entrada es frecuente encontrar unas taquillas o estanterías donde colocar el calzado, ya que no se permite acceder al vestidor con zapatos.

Lo siguiente es acceder al vestidor, donde tendrás que desnudarte y guardar tu ropa en una taquilla que se cierra con llave, la cual te llevarás a la zona de baño. Y decimos bien, desnudarte, porque no se puede acceder a los baños con ningún tipo de prenda, aunque sea un bañador. Antes de abandonar el vestidor no olvides coger la pequeña toalla que te suelen facilitar y que utilizarás para limpiarte a modo de esponja, además de la toalla grande para secarte al acabar el baño.

 

Fuente: Commons Wikimedia

 

Y aquí llega la parte donde mucha gente se confunde, la zona del baño. Lo primero que debe hacerse es buscar un hueco en la zona de las duchas, donde verás pequeños taburetes, unos cubos, objetos de aseo y un espejo. Ya en tu espacio, siéntate en el taburete y comienza a lavarte con agua y jabón, pudiendo aclararte con la ducha o utilizando el cubo para echarte agua por encima. Para aquellas zonas donde no llegues bien puedes utilizar la toalla pequeña. Pero hazlo con respeto, ya que no se debe molestar al resto de usuarios de los baños. Te recomendamos que te tomes tu tiempo, sin prisas, disfruta del baño, y utiliza agua caliente para que tu cuerpo se vaya acostumbrando a lo que está por venir.

 

 

Después de haberte limpiado bien y haberte quitado todo el jabón, es hora de entrar al agua. Te recomendamos que vayas entrando poco a poco, ya que de otro modo te podrías marear un poco a causa de la temperatura elevada del agua. Es importante tener en cuenta que la pequeña toalla con la que entraste al baño no puede tocar el agua en ningún momento, motivo por el que es habitual la imagen de los japoneses con una toalla en la cabeza, aunque también suele utilizarse mojada en agua fría para contrarrestar el calor.

Y volvemos a repetir lo que dijimos anteriormente, utiliza los baños con precaución, no pases más tiempo del debido y recuerda que siempre es mejor salir a recuperarse un poco y volver más tarde.

 

 

Aunque te veas tentado, no utilices los baños como una piscina ni te pongas a nadar por ella, ya que es un comportamiento totalmente inaceptable para los japoneses. El ritual del baño en Japón es sagrado, y es una actividad dedicada no sólo a la limpieza, sino también a la relajación, por lo que el respeto al resto de usuarios es fundamental.

Cuando hayas terminado de relajarte, sal del agua y pasa de nuevo por la zona de duchas, date un pequeño remojo (pero no mucho, para que conserves los minerales de las aguas termales) y sécate bien antes de volver a la zona del vestidor. Es importante que tengas eso en cuenta ya que está prohibido acceder a esa zona si estás aún mojado. Cuando ya estés listo vuelve a por tu ropa, cámbiate y disfruta de la sensación de relax con la que saldrás de allí.

 

 

 Normas básicas a seguir en un onsen:

No queremos terminar el artículo sin resumir en unos pocos puntos algunas reglas importantes que debes tener en cuenta cuando vayas a un onsen:

  • No entres si has comido mucho o has bebido bastante alcohol. Se recomienda esperar entre 30 minutos y una horas después de comer.

  • Si no te sientes del todo bien, mejor no entres al onsen.

  • Límpiate bien con agua y jabón antes de acceder a la bañera.

  • Debes entrar desnudo, no utilices bañador ni nada similar.

  • No te duches de pie, debes hacerlo sentado sobre el taburete.

  • Entra despacio a la bañera para que tu cuerpo se acostumbre al calor.

  • Si notas que tu corazón palpita mucho o te notas mareado, sal despacio.

  • No nades en la bañera ni molestes al resto de usuarios.

  • No entres con toalla al agua, en todo caso póntela sobre la cabeza.

  • Sécate del todo antes de volver al vestidor.

  • No entrar con tatuajes o piercings (por regla general).

  • Bebe bastante líquido después de usar el onsen, así evitarás deshidratarte.

 

Y hasta aquí nuestra pequeña guía sobre cómo utilizar un baño japonés. Esperamos que te sea de utilidad y te atrevas a disfrutar de una experiencia de lo más auténtica e importante para los japoneses. Pásate de nuevo por aquí tras probarlo y cuéntanos tu experiencia ;)

Recuerda que puedes escuchar nuestra sección "Japón para principiantes" en el podcast de Japonizados. Te dejamos el programa donde hablamos sobre este tema para que también puedas escucharlo donde más te apetezca. ¡Que lo disfrutes!.

 

Comentarios

 Quiero suscribirme y recibir novedades de Directo a Japón