Blog de Directo a Japón

El Castillo Himeji, guía completa

Qué ver en el castillo más famoso de Japón

04 de Septiembre de 2019

El precioso Castillo Himeji (姫路城, Himejijō) es el primer Patrimonio de la Humanidad registrado de Japón. También es un Tesoro Nacional de Japón. Es el castillo más famoso del país, toda una obra maestra de la arquitectura  de castillos japonesa. Su apariencia de color blanco brillante se asemeja a una garza a punto de levantar el vuelo (eso dicen ellos, supongo que después de haber dejado temblando la botella de sake), por eso se le conoce también como Hakuro-jō (El castillo de la garza blanca).

Podrás encontrar una completa guía de la ciudad de Himeji en nuestro artículo "Qué ver en Himeji". ¡No dejes de echarle un vistazo!.

Vamos a ver qué nos ofrece esta visita y cómo podemos disfrutarla al máximo.

 

♦ Qué ver en el Castillo Himeji

El Castillo Himeji es la estrella de los castillos japoneses. Hay otros también muy chulos como el de Osaka, Matsumoto o Nagoya, pero si solo tienes tiempo para visitar uno, te recomendamos que veas éste. Si haces noche en Kyoto u Osaka lo tendrás fácil para acercarte. Pilla un shinkansen y a las 08:30h te puedes plantar en Himeji. Así, entre que te sitúas y recorres el paseo de 15 minutos hacia el norte de la estación, llegarás al castillo a las 09:00h, que es justo cuando abren.

El castillo era un punto estratégico al oeste de Kyoto, la antigua capital. Se empezó a construir en el siglo XV y durante cientos de años se fue modificando, ampliando y cambiando de manos, según el clan que gobernara la región. La estructura del castillo que podemos ver a día de hoy tiene más de 400 años. Se terminó de construir en 1609. Consta de 80 edificios unidos por jardines, patios, puertas y sinuosos caminos. Durante la última década el castillo sufrió una profunda renovación que terminó en 2015, cuando se reabrió al público. 

Al llegar al castillo nos encontraremos con una extensa explanada de tierra y a lo alto, el castillo. Cruzamos la explanada y llegamos a la entrada. Aquí venden 2 tipos de entradas:

  • Entrada individual: 1.000 yenes.

  • Entrada conjunta con el Jardín Koko-en: 1.040 yenes.

En este caso te recomendamos muy fuerte que cojas la entrada conjunta, pues son solo 40 yenes más (no llega ni a 30 céntimos). Y los jardines son preciosos. A no ser que vayas con mucha prisa y solo te interese visitar el castillo, coge la entrada conjunta. ¡Por 40 yenes es un regalo!.

En la entrada del castillo suelen haber guías voluntarios que te mostrarán y explicarán el castillo de manera gratuita. Si tienes suerte habrá alguno en español. Si controlas de inglés quizás también te sirva un guía que maneje este idioma. Estos guías son amables y te van explicando el recorrido con todo lujo de detalles. No escatiman en ganas ni en tiempo, es una gozada. Y ni siquiera aceptan que les des una propina o les invites a un refresco por su esfuerzo.

Lo primero que nos encontraremos tras cruzar la Puerta Otemon, de acceso gratuito, es el Sannomaru. Se trata de una zona ajardinada con cerezos. Punto clave para tomar fotos del castillo y disfrutar del hanami. Al final del jardín encontraremos las máquinas expendedoras para comprar las entradas, y la Puerta Hishi, donde empieza la zona de pago.

Según empiezas a subir las rampas hacia el castillo sale un camino hacia la izquierda. Por allí se va a los Jardines de la Princesa Senhime. Si vas con prisa te lo puedes saltar. Si quieres verlo, puedes hacerlo tanto ahora como al final del recorrido. Más abajo te contamos la historia de esta princesa.

Fíjate que, según vas subiendo, el camino se va estrechando. Las primeras puertas son enormes y el camino es ancho. Pero cada puerta es un poco más pequeña, el camino es más estrecho y empinado, acotado por paredes a ambos lados. Esto lo prepararon así para que, en caso de asedio, los atacantes tuvieran sensación de encerrona o acorralamiento según iban subiendo hacia el castillo. También cumplía el objetivo de ralentizar a los enemigos. Las puertas que vamos cruzando cada vez son más pequeñas. Además llega un momento en el que se deja de subir y, de repente, hay una bajada. El camino para la entrada es por allí, pero antiguamente un atacante podría despistarse al ver que el camino es cuesta abajo y pensar que se ha saltado la entrada.

El edificio central es una estructura de seis plantas de madera. Es el único castillo de Japón que tiene edificios anexos o "alas", lo que aporta complejidad a su apariencia.

Una vez llegamos a la entrada del edificio principal hay que descalzarse y llevar los zapatos en la mano con una bolsa. ¡Recuerda llevar calcetines sin tomates!.

Ya descalzos comenzaremos a ver todas las plantas del castillo. Lo tienen bien preparado pues hay escaleras diferentes para subir y para bajar, creando así un circuito en el que no te cruzas con nadie que vaya en sentido contrario, sino que va todo el mundo casi en fila. Sería un problema de otra forma pues las escaleras son tan estrechas que no caben dos personas a lo ancho.

Las plantas son todas de madera y están vacías. No hay ni un solo mueble u objeto, ni útil ni decorativo. En cada planta podemos ver ventanas más o menos grandes, y algunas con compartimentos pequeños para abrir y arrojar agua hirviendo, basura o flechas a los enemigos en caso de asedio. Nos encontraremos con diversos carteles multilenguaje explicativos de obras de restauración o de cómo se construyó determinada zona del castillo. Según vamos subiendo, cada planta es más pequeña. En la última planta hay un pequeño santuario y se puede contemplar todo Himeji desde lo alto.

Además, podemos apreciar los detalles ornamentales de los tejados del castillo, con forma de pez.

Según bajamos y nos dirigimos de nuevo a la Puerta Hishi, podemos pasar a visitar el Nishinomaru en la zona oeste. Este edificio servía como residencia de la princesa Senhime y ofrece unas vistas del edificio principal desde otra perspectiva.

Se trata de un largo pasillo con diferentes estancias, algunas vacías y otras con algunos expositores. Al final nos encontraremos con la habitación de Senhime, en la que han situado una estatua de la princesa que da bastante miedo.

 

• ¿Cuánto tiempo dedicarle al Castillo Himeji?

Más o menos con un par de horas se puede ver bien el castillo. Quizás un poco más si visitas la zona de la princesa Senhime. Ponle 30 minutos más. Si vas a buen ritmo con 60-90 minutos puede ser suficiente. Aunque si vas con guía la cosa se puede alargar bastante, ¡hasta 4 horas!.

 

Tienes más info sobre los guías voluntarios más abajo en esta misma guía. Al salir del castillo se baja por la parte derecha de la entrada, donde encontrarás el típico tablón de madera con unos dibujos de cuerpos de japoneses de época donde metes la cabeza para hacerte la foto. En cuanto a la afluencia de visitantes, estamos ante el castillo más famoso de Japón, con lo que durante la Golden Week y en las vacaciones de verano se pueden formar grandes colas. El número de visitantes que pueden entrar en el edificio principal del castillo va controlado por el uso de tickets numerados. Nosotros lo visitamos justo el último día de la Golden Week y no estaba saturado. Se podía ver todo bien y sin prisas. También es un lugar estratégico para disfrutar del hanami.  

 

♦ La historia de la princesa Senhime

En el Castillo Himeji hubo una mujer hermosa y extraordinaria que decidió vivir fiel a sí misma a pesar de vivir en la era de guerras entre estados. Era la princesa Senhime, nieta del shogun Ieyasu. Con apenas 7 años, fue obligada a casarse para establecer una alianza política con el señor feudal del bando enemigo. Sin embargo, dicho soberano pronto sería destruido y la princesa sería rescatada de su castillo en llamas. En plena desesperación de regreso a Edo (actual Tokio), se enamoró a primera vista de Honda Tadatoki, hijo del hombre que después se convertiría en señor del Castillo Himeji. Ieyasu, al conocer los sentimientos de Senhime, quiso compensarla y hacerla feliz, de modo que decidió que ambos se casaran. Esta historia de un matrimonio por amor es muy inusual en el período de entreguerras. Tras casarse, empezaron a vivir en el Castillo Himeji donde se dice que vivieron muy felices.

 

♦ App de Realidad Aumentada (AR)

A disposición de los usuarios de móviles, tanto de sistema Android como iOS, hay una aplicación de realidad aumentada llamada Himeji Castle Great Discovery:

Con esta app podrás ver películas e infografías de los edificios que ya no existen y de los sistemas defensivos. Es una buena manera de profundizar tus conocimientos sobre el Castillo Himeji, aunque tampoco te emociones demasiado, la app no es ninguna maravilla.

Instrucciones:

  1. Descarga la App AR.

  2. Inicia la App y sostén el teléfono apuntando con la cámara hacia las marcas que encontrarás por diversos puntos del castillo.

  3. Disfruta de los contenidos de la app.

Recuerda que debes tener activado el GPS del móvil.

Cada vez vemos en más zonas y monumentos de Japón estos carteles en los que se prohíbe usar drones:

 

♦ Guías gratuitos en el Castillo Himeji

Una de las cosas interesantes que ofrece el Castillo Himeji son los guías gratuitos en diferentes idiomas. Sí, ¡también los hay en español! Aunque es más fácil que los encuentres en inglés. Los japoneses pronuncian el inglés bastante regular, así que si controlas un poco el idioma no te será difícil entenderlos. Puedes encontrarlos a la entrada del castillo, a mano derecha, con unas identificaciones colgadas del cuello. Normalmente cuando hablas con ellos se esperan unos minutos por si aparecen más turistas que quieran apuntarse. Pero con que hayan dos personas ya se animan.

Estos guías son voluntarios japoneses que ofrecen este servicio ya sea por practicar idiomas, por prestar un servicio a la comunidad, disfrutar mostrando el castillo, o porque les gusta conocer a gente. A nosotros nos tocó con una profesora jubilada y se le entendía muy bien. Te lo explican todo con tanto detalle que el tour puede durar hasta 4 horas. Las explicaciones son espectaculares, te cuentan anécdotas, curiosidades, historias, asedios, habitaciones secretas... Recomendadísimo.

Además, como estos guías están registrados en una asociación de turismo de Himeji (no nos quedamos con el nombre de la asociación, viene en la tarjeta que llevan colgada al cuello), se conocen a los vigilantes y te dan más espacio y tiempo para disfrutar en algunas zonas. Hubiéramos pagado pero ni siquiera aceptan una propina para tomarse algo a nuestra salud.  

 

♦ Información útil del Castillo Himeji

Horario:

  • De septiembre a marzo: De 09:00h a 17:00h.

  • De abril a agosto: De 09:00h a 18:00h.

  • Última entrada una hora antes de cerrar.

  • Cerrado el 29 y 30 de diciembre.

Entrada:

  • Castillo Himeji: 1000 ¥

  • Castillo Himeji y Jardín Kokoen: 1040 ¥ (recuerda que más arriba hemos explicado por qué merece la pena comprar este pack)

Documentación:

  • Folleto informativo sobre el Castillo Himeji escaneado por nosotros:

 

♦ Consejos para visitar el Castillo Himeji

Todo lo interesante de Himeji se puede ver en medio día sin problemas. Lo suyo es combinar la visita con otra como la de Kobe, por ejemplo. En este caso intenta estar en Himeji a las 09:00h para ver el castillo y el jardín, come por los alrededores (hay varios restaurantes muy buenos en el camino entre la estación y el castillo) y toma el shinkansen para pasar la tarde en Kobe. Hay gente que, según viaja hacia Hiroshima/Miyajima, hace una parada para ver el castillo y seguir. Si vas a hacer una excursión de un día a Hiroshima (ida y vuelta en el mismo día) no te recomendamos que pares en Himeji porque te pasarás el día con la lengua fuera y pillado de tiempo. No merece la pena. Ahora, si vas a hacer noche en Hiroshima y vas con más tiempo, sí que merece la pena hacer una escala de 3-4 horas para ver Himeji y seguir tu camino. En la estación de Himeji hay taquillas grandes para guardar las maletas, y si esas están ocupadas tienes otra estación con taquillas tomando la salida de la estación que da al castillo, cruzando la calle y por la acera de la izquierda.  

 

♦ Cómo llegar al Castillo Himeji

Desde la Estación de Himeji (GoogleMaps) sale en dirección norte un paseo bastante amplio y con un montón de estatuas en ambas aceras. Caminando durante unos 15-20 minutos llegaremos a la entrada del castillo. También tienes la opción de tomar un bus turístico (Himeji Loop bus) que te costará 100 ¥ por trayecto.

 

 

♦ Links útiles

 

Puedes conocer más sobre el Castillo Himeji consultando la crónica de nuestra visita en 2018, así como viendo el vídeo que grabamos aquel día y que tienes disponible junto con el resto de vídeos del viaje en nuestro canal de YouTube.

 

 

¿Has visitado el Castillo Himeji?. ¿Te ha molado?. ¿Hay algo que eches en falta de la guía?. Puedes comentarlo o preguntarnos cualquier duda que tengas en la sección de comentarios. ¡Gracias por leernos!.

Comentarios

 Quiero suscribirme y recibir novedades de Directo a Japón