Blog de Directo a Japón

Los santuarios japoneses

Cómo visitar un santuario en Japón

23 de Enero de 2019

     Para comenzar este recorrido por el significado y la forma de visitar un santuario en Japón es necesario que aclaremos una serie de conceptos que te ayudarán a entenderlo todo mucho mejor.

1.- ¿QUÉ ES UN SANTUARIO?

Los santuarios japoneses son lugares de culto pertenecientes al sintoísmo y donde se venera a los kami, dioses sintoístas. Los japoneses visitan estos santuarios para presentar sus respetos a estos kami o para rezar por la buena fortuna. En los primeros días del año tiene lugar el hatsumode, término utilizado para referirse a la primera visita del año a un santuario (o templo). En estos primeros días se forman auténticas aglomeraciones de fieles que acuden a los santuarios, habiéndose llegado a contabilizar más de tres millones de visitantes en el santuario Meiji, en Tokio.

 

 

Normalmente, la forma en que se venera a estos dioses sintoístas es a través de objetos sagrados que se guardan en las cámaras principales de los santuarios, fuera de la vista de los visitantes. En el sintoísmo se piensa que los kami residen en todas las cosas, por lo que objetos como pueden ser árboles, grandes rocas, montañas, o incluso un pequeño espejo, pueden ser el epicentro espiritual de un santuario. Uno de estos casos es el Yata no Kagami, un espejo sagrado que está considerado uno de los tres tesoros sagrados de Japón y que se encuentra en el gran santuario de Ise, en la prefectura de Mie (región de Kinki, al este de Osaka).

 

2.- QUÉ VER EN UN SANTUARIO JAPONÉS

Hay una serie de elementos que caracterizan a los santuarios en Japón, siendo de gran utilidad el conocerlos para que disfrutes al máximo de la experiencia de visitar uno. Pasemos a verlos:

• La puerta Torii

Sin duda su elemento más característico. Este tipo de estructuras que todos hemos visto alguna vez, aunque sea en fotos, marcan la entrada a los santuarios sintoístas, sirviendo de separación entre el mundo sagrado y el mortal. Es muy importante conocer su existencia porque además sirven como elemento que marca la gran diferencia entre un santuario y un templo. Como acabamos de ver, al acercarnos a un santuario veremos una puerta torii que da acceso al mismo, mientras que en un templo nos encontraremos en la entrada con una inmensa puerta conocida como sanmon

 

 

Otro concepto diferenciador entre un templo y un santuario es que los templos son budistas, mientras que los santuarios son sintoístas. En el pasado los templos y los santuarios estaban conectados, de tal manera que incluso los lugares de culto podían intercambiarse. No obstante, se consideraba que los dioses sintoístas eran pequeñas representaciones de los budas. Esto finalizó tras la Restauración Meiji, en la que ambas religiones sufrieron una separación.

Pero volviendo a la puerta torii, estas estructuras pueden estar hechas de distintos materiales y colores, aunque las más habituales están hechas de madera y pintadas de color bermellón y negro. No siempre hay un único torii marcando la entrada al santuario, sino que a veces es posible ver un camino rodeado por este tipo de puertas. El ejemplo más claro es el de Fushimi Inari.

 

 

Es en la puerta torii donde comienza el protocolo que deberíamos seguir para una visita correcta y con respeto a las costumbres del lugar. Aunque con el paso del tiempo se ha ido perdiendo esta costumbre, lo correcto es inclinarnos una vez frente al torii, y evitar cruzarlo por la parte central, la cual está reservada para el paso de la deidad del santuario. Por lo tanto debemos procurar caminar por los laterales del camino que llevan al salón principal del santuario.

 

• Komainu

Por komainu nos referimos a los guardianes que están situados a la entrada del santuario. Suelen consistir en una pareja de leones, perros, zorros o incluso ratones encargados de mantener alejados a los demonios. Una característica de los komainu en la que puedes fijarte es que uno de ellos mantiene su boca abierta, mientras que el otro la tiene cerrada. Esto representa el concepto de principio y final de todas las cosas del universo

 

 

• Temizuya

Este tipo de fuentes, que encontrarás cerca de las entradas a los santuarios tras atravesar el torii, son utilizadas como elemento de purificación. Es aquí donde se lleva a cabo el misogi, un ritual donde purificamos el cuerpo y la mente antes de ir a presentar nuestros respetos al Dios del santuario.

 

 

El ritual consiste en:

  1. Tomar un cazo con la mano derecha, llenarlo de agua del temizuya (solo debe llenarse una vez) y echar parte de ese agua sobre nuestra mano izquierda.

  2. Pasar ahora el cazo a la mano izquierda y proceder a echar agua sobre la mano derecha.

  3. Echar agua sobre nuestra mano izquierda ahuecada para llevarla a nuestra boca (nunca directamente desde el cazo), y luego escupir dicha agua fuera de la fuente.

  4. Lavar de nuevo la mano derecha con la que llevamos el agua a la boca.

  5. El resto del agua que quede en el cazo no debe echarse de nuevo al temizuya, sino que deberás elevar el cazo fuera de la fuente de tal manera que ese agua caiga sobre el mango del mismo purificándolo.

  6. Vuelve a colocar el cazo del mismo modo que lo encontraste.

 

 

• El honden y el haiden

Por honden entendemos el salón principal del santuario, y por haiden la sala donde se realizan ofrendas a los dioses. Según la estructura de cada santuario, ambas salas pueden verse por separado o unidas en un mismo edificio. En el interior del honden (sala principal) se encuentra el objeto al que se venera en el santuario, estando oculto a los visitantes tal como comentamos anteriormente.

 

 

En el haiden es donde se llevan a cabo las ofrendas a los dioses, consistiendo en lanzar una moneda (saisen) al interior de un cajetín que verás frente a la sala y que recibe el nombre de saisenbako. Si tienes dudas sobre qué tipo de moneda lanzar, podemos decirte que en la superstición japonesa se entiende que la moneda de cinco yenes trae buena suerte al ser lanzada, ya que suena como "go-en", la palabra japonesa para suerte. Sin embargo, la moneda de diez yenes tiene el efecto contrario, ya que suena como "tou-en", que significa algo así como que tu suerte quedará muy lejos.

 

 

Aunque no se da el caso en todos los santuarios, si ves que hay una larga cuerda con una campana con apariencia de cascabel gigante al final, deberás agarrarla con ambas manos y hacerla sonar una vez a modo de llamada al dios del santuario.

 

 

Acto seguido, deberemos presentar nuestros respetos a kami-sama, el dios del santuario. Para esto te ayudará recordar esta simple regla mnemotécnica: dos-dos-uno. El significado de lo que te acabamos de contar es "dos inclinaciones, dos palmadas, una inclinación". este es el proceso que se lleva a cabo en la gran mayoría de santuarios a la hora de rezar a los dioses. Tras haber lanzado la moneda, nos acercaremos (dejando libre la parte central) y nos inclinaremos dos veces con las manos unidas un poco por encima del pecho, para acto seguido dar dos palmadas en señal de aprecio al dios. En ese momento mantendremos juntas las palmas de las manos mientras ofrecemos nuestra plegaria en silencio. Se suele decir que si es la primera vez que visitas ese santuario, se le debe decir al dios nuestro nombre y dirección, y darle las gracias antes de realizar alguna petición. Cuando hayas terminado tu plegaria, muestra tus respetos despidiéndote con una nueva inclinación.

Es habitual encontrar pequeños puestos junto al salón principal, o incluso en el interior, donde se venden pequeños amuletos de buena suerte llamados omamori. Los hay de distintos tipos según la finalidad (salud, estudios, amor,...) y se dice que tienen efecto durante un año.

 

 

Otros elementos que podemos encontrar en los alrededores del honden son las tablas ema, pequeñas tablas de madera en la que los visitantes del santuario dejan escritos sus deseos (y a veces con dibujos) con la esperanza de que se cumplan.

 

 

Otra manera de conocer tu suerte es a través de los omikuji, pequeños papeles que puedes encontrar tanto en templos como en santuarios y que contienen predicciones sobre tu suerte (buena, mala o normal). Estos se suelen obtener tras hacer una pequeña donación, sacando una vara con un número en japonés de un cubilete metálico e identificando la casilla con dicho número, la cual contiene el papel con tu suerte. Si te sale mala suerte se aconseja que ates el papel a unas barras colocadas al lado, con la esperanza de que dicho gesto aleje esa mala suerte. Si te apetece, puedes ver cómo hicimos todo este proceso en este vídeo. Otras variantes de los omukuji simplemente consisten en anudar un papel con nuestros deseos a la rama de un árbol dentro del santuario, como en la siguiente imagen. Solo te diremos que el deseo que pedimos en ese papel se cumplió.

 

 

3.- SANTUARIOS MÁS IMPORTANTES DE JAPÓN

Aunque hay miles de santuarios a lo largo de todo Japón, queremos darte una pequeña lista con algunos de los más imprescindibles en un viaje a Japón. Y si no te da tiempo a verlos todos, que te sirva como excusa para volver a viajar a Japón.

  • Santuario de Ise (Prefectura de Mie)

Autor: Z. Tanuki

 

  • Santuario Izumo (Prefectura de Shimane)

 

  • Santuario Atsuta (Nagoya - Prefectura de Aichi)

Autor: Tomio344456

 

  • Santuario Fushimi Inari (Kioto)

Puedes consultar aquí nuestra guía de este santuario famoso por sus miles de toriis.

 

 

  • Santuario Heian (Kioto)

Te invitamos a que consultes nuestra guía sobre "Qué ver en Kioto", con más información sobre este impresionante santuario.

 

 

  • Santuario Yasaka (Kioto)

 

  • Santuario Itsukushima (Miyajima)

​Consulta aquí nuestra completa guía sobre "Qué ver en Miyajima", con vídeo incluido, además de la crónica de nuestra última visita.

 

 

  • Santuario Tsurugaoka Hachimangu (Kamakura)

 

  • Santuario Dazaifu Tenmangu (Fukuoka)

​Échale un vistazo a nuestra guía de "Qué ver en Fukuoka", con más información sibre este santuario, además del vídeo de nuestra última visita y las crónicas de los días 6, 7 y 8 en nuestro paso por la ciudad de Fukuoka.

 

 

  • Santuario Toshogu (Nikko)

Autor: Koichi Sato

 

  • Santuarios del Kumano Kodo

Aquí nos encontramos con los santuarios Kumano Nachi TaishaKumano Hayatama Taisha y Kumano Hongu Taisha. Estos tres santuarios son imprescindibles si te acercas a realizar parte de la ruta Kumano Kodo. Si quieres tener más información al respecto, te dejamos el enlace a nuestra guía "Kumano Kodo: ruta de los tres santuarios". También puedes seguir nuestras crónicas de viaje de los días 21, 22 y 23 del viaje de dos meses que nos llevó a recorrer Japón.

 

 

  • Santuario Meiji (Tokio)

Puedes consultar más información sobre el santuario más importante de Tokio en nuestro artículo "Qué ver en Tokio: Shibuya".

 

 

Esperamos que esta breve guía sobre los santuarios en Japón te sirva de ayuda, y que con los pasos que te hemos indicado puedas disfrutar de la experiencia de visitar uno respetando el lugar como se merece.

Comentarios

 Quiero suscribirme y recibir novedades de Directo a Japón